En la comunicación internacional es fundamental tener en cuenta las diferencias interculturales. La imagen distorsionada de otro país o ciertas diferencias a la hora de comunicar puede llevarnos a cometer errores. Un ejemplo es el caso de la utilización del lenguaje: en español se suele utilizar un lenguaje más informal que en alemán (hay que tener en cuenta que en Alemania raras veces se habla de “Tú”) lo que provoca que muchos comentarios en Facebook que en España se leen sin problemas puedan ser marcados como Spam en Alemania.

Para una empresa es imprescindible consolidar su mensaje e imagen en el extranjero, sin embargo, cada compañía debe adaptar su concepto de comunicación a las necesidades locales. Eso supone ir más allá de la traducción de notas de prensa o páginas de Facebook, debido a que muchas veces los mecanismos de las redes sociales funcionan diferentes. Los alemanes generalmente tienden a la búsqueda de información, mientras que los españoles en cambio, prefieren interactuar directamente con la empresa. Por eso, es necesario que en la página de Facebook de una empresa que quiera posicionarse en el mercado alemán se publiquen consejos y específicos artículos sobre los productos que se ofrecen.

Con más de 20 años trabajando en ambos mercados, contamos con una sólida experiencia para asesorar a las empresas sobre cómo mejorar la comunicación dentro del mercado alemán.