En los últimos años ha habido mucha polémica sobre las diferentes estrategias de utilización de las redes sociales tanto por parte de periodistas y bloggers como también de expertos en comunicación.

En nuestras primeras tomas de contacto con Facebook y Twitter en 2008, muchos trabajaban con la fórmula “ensayo y error”, pero hoy en día los responsable de comunicación sabemos cómo  funcionan los mecanismos y las fórmulas de mayor éxito dentro de las redes sociales.

Para los alemanes es importante recibir información. Cuando un consumidor alemán quiere comprar un producto investiga en internet  para obtener una mayor información sobre éste y sobre el servicio o la empresa que lo comercializa. Sobre todo consulta en páginas de opinión o en la famosa institución Stiftung Warentest. Si hubiera críticas en las redes sociales, las empresas deben responder con información transparente y contundente.

También la forma de comunicación es diferente en España y Alemania. Para empezar, en Alemania el lenguaje es más formal, pero sobre todo, cuando hay dificultades con algún producto, la empresa facilita la información de la incidencia lo antes posible y pone al tanto a sus clientes y seguidores continuamente. Esto genera una imagen positiva de la empresa y aumenta la fidelidad de los clientes.

En general el uso de las redes sociales es menor en Alemania que en España; sin embargo, una empresa sin presencia en las redes sociales no existe. Aparte de los proveedores habituales como Facebook y Twitter existe Xing, una red social de negocios muy importante en Alemania. LinkedIn es menos común.